Una empresa de Carcaixent diseña en Canarias un búnker contra incendios

El cabildo asume el proyecto de convertir un depósito subterráneo en un refugio para 300 personas en un paraje elevado con un único acceso

LEVANTE EMV.- El Cabildo de Gran Canaria ha asumido la propuesta de la empresa de Carcaixent Medi XXI, especializada en gestión forestal, para construir un búnker subterráneo para un máximo de 300 personas en el parque natural de Tamabada en el que poder confinar y garantizar la seguridad de los visitantes en caso de que un incendio impida la evacuación del paraje por el único acceso principal.

El Pinar de Tamadaba se encuentra en una especie de meseta elevada y acoge un campamento juvenil que el gobierno canario también se dispone a rehabilitar. El proyecto de Medi XXI, que también instalará el sistema de autoprotección Sideinfo con sus característicos cañones que alcanzan un radio de 60 metros -cada dispositivo es capaz de mojar por tanto cerca 7.800 metros cuadrados-, aprovecha un depósito subterráneo preexistente para la construcción del búnker en el que, en caso de emergencia, se podrán refugiar los visitantes durante un período de entre una y dos horas, en función del número de personas, mientras se planifica la evacuación.

Fuentes de la empresa detallaron que el proyecto contempla un cierre hermético de las puertas con una presión positiva en el interior para evitar la entrada de humo. «El fuego es preocupante, pero el principal problema en caso de incendio puede ser el humo», indicaron, mientras recordaban que el pasado mes de agosto ya se produjo un incendio en este paraje natural, si bien afortunadamente «el fuego entró de cola», por lo que sus efectos fueron menos destructivos. El búnker se concibe como una infraestructura de protección temporal desde la perspectiva de que, en un incendio, «dos horas pueden ser una barbaridad».

«Confinamiento planificado»

«En caso de incendio, la primera opción siempre es evacuar, pero planteamos lo que se denomina un confinamiento planificado por si se produce una situación en la que no se puede sacar a la gente de allí. El problema es qué hacer en casos como el incendio registrado en Grecia en que no dio tiempo de evacuar a la gente, planteamos lo que en inglés se denomina ‘shelter in place’, refugiarte en el sitio», incidieron desde Medi XXI, al tiempo que señalaban que, partiendo de su propuesta inicial de reaprovechar el depósito como un búnker, el proyecto se ha desarrollado con empresas de arquitectura e ingeniería canarias. Se han tenido que realizar cálculos sobre el consumo de oxígeno por persona para determinar el aforo y el tiempo que puede permanecer un grupo determinado en el búnquer.

El depósito que se reutilizará con este fin es una construcción subterránea de planta rectangular de 403 metros cuadrados de superficie y 2,5 metros de altura libre interior. El plan de autoprotección de Tamadaba contempla también la construcción de un depósito de agua contra incendios que alimentará los cañones de agua, uno de los pilares del sistema Sideinfo, además de los trabajos de gestión forestal -especialmente en el entorno del refugio- y la formación del personal para que sepa como actuar en caso de emergencia. La construcción de ambas infraestructuras conllevará una inversión de 610.756 euros que el gobierno del Cabildo pretende acometer el próximo año, según la información publicada por La Provincia-Diario de Las Palmas, del mismo grupo editorial que Levante-EMV.

Informe ambiental

La consejera de Arquitectura del Cabildo de Gran Canaria, Concepción Monzón, comentó que la ejecución del proyecto está pendiente de que el órgano ambiental dictamine si es necesaria la redacción de un informe de impacto ambiental, si bien mostró su confianza en que pueda empezar a ejecutarse ya el próximo año, ya que se trata de una zona muy emblemática, dentro de un espacio protegido, que además registra una gran concurrencia. «Es una prioridad para nosotros», incidió.

Tras barajar diferentes alternativas, los técnicos han determinado que la construcción de este búnker subterráneo es la opción que ofrece una mayor seguridad a los usuarios de esta zona recreativa, sobre todo en situaciones de máxima emergencia como un incendio que se propaga a gran velocidad y como alternativa a una evacuación masiva de visitantes. Cabe señalar que el paraje cuenta con único acceso principal que se puede verse bloqueado si el fuego se expande por esta zona, lo que compromete la evacuación del paraje.

«El vial único de entrada y salida puede verse comprometido y no ser transitable mientras dure el incendio, por ello se plantea la necesidad de proteger a los usuarios mediante un confinamiento planificado», indicaron al Diario de las Palmas fuentes conocedoras del proyecto.

No Comments

Leave a Reply

CAPTCHA ImageChange Image